NECESIDAD DEL PROYECTO

Las encinas y alcornoques están consideradas como especies pilar de sus ecosistemas y constituyen elementos clave de las explotaciones silvopastorales de dehesa. Además una parte importante de los sectores alimentarios (cárnico y lácteo), corchero, turístico y cinegético tienen como base estos sistemas agroforestales. La enfermedad de la “seca”, es uno de los principales problemas fitosanitarios que actualmente afecta a las dehesas y bosques de la Península Ibérica. Dada la extensión, más de 30.000 has afectadas en Extremadura, y el ritmo de crecimiento de la enfermedad, 0,16% anual, se hace imperativo comenzar a adoptar medidas de control, basadas, al menos, en algún tipo de evidencia científica y en el marco de una estrategia de lucha integrada.

La lucha integrada de enfermedades forestales pretende ser un enfoque más eficaz y ambientalmente más respetuoso que la gestión tradicional de las enfermedades forestales. Se fundamenta en una combinación de prácticas basadas en la información científica y el sentido común. Este tipo de programas utilizan información actualizada y fiel de los ciclos de vida y ecología de los patógenos. Esta información, en combinación con los métodos de control disponibles, se utiliza para gestionar la enfermedad por el medio más económico y con el menor riesgo posible para las personas, los bienes y el medio ambiente. Las estrategias de lucha integrada incluyen la determinación de umbrales, la identificación y seguimiento de la enfermedad, la toma de medidas preventivas y de control y la evaluación de los resultados.

El impacto que supondría la aplicación de los planes de lucha integrada de forma exitosa sobre las dehesas y por lo tanto sobre los sectores que se benefician de ella, (entre los que destacan el sector cárnico, el lácteo, el corchero, el turístico y cinegético, el energético (biomasa) y los asociados a la explotación, como el de servicios forestales, la industria de material agrícola y ganadero, etc), es difícil de cuantificar pero puede ser comparable con el valor de la pérdida de bosque o de dehesa debido a esta enfermedad.

A corto plazo es previsible que este proyecto tenga un impacto positivo en los siguientes aspectos:

●       Mejora en la disponibilidad de información relevante relativa al problema.

●       Mejora en el nivel de concienciación respecto al problema entre los gestores forestales.

●       Disponibilidad de una plataforma en la red en la que hallar información y un medio de contacto con expertos y experiencias previas.

●       Disponibilidad de experiencias  sobre montesreales en las que inspirarse.

●       Mejora de la formación del personal técnico en materia de diagnóstico, georreferenciado, tratamiento y seguimiento de la enfermedad.

 

A medio y largo plazo esperamos obtener impactos positivos en los siguientes aspectos:

●       Mejora de la sensibilidad y educación en cuanto a la protección y mejora de nuestro patrimonio forestal.

●       Reducción en las tasas de incidencia y mortalidad del arbolado debido a esta causa.

●       Obtención de un modelo de gestión de la enfermedad adaptable a distintas situaciones.

EMPRESAS y ORGANISMOS COLABORADORES

      

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Ver política